Encontrar una vivienda es complicado , ¿por qué?

Creo que la contestación es muy sencilla: porque todo el mercado inmobiliario se funda sobre dos equivocaciones. La primera, que no es exclusiva de este sector, que creemos que valemos para poder realizar todo, mientras hoy al día hay que estar muy especializados. Imaginémonos la compra de una vivienda, la más importante de nuestra vida. Si nos equivocamos somos nosotros los que pagaremos las consecuencias, por eso es muy importante poder contar con un profesional, con un Personal Shopper Inmobiliario que vele solo por nuestros intereses.

La segunda equivocación es pensar que el agente inmobiliario defienda los intereses del comprador. Está claro que las agencias inmobiliarias son parte fundamental del sector y, como ya he recordado, es muy importante para mi trabajo tener una buena red de agencias de confianza, pero no hay que equivocarse, su trabajo es vender un piso que han captado, no cualquier piso que existe en el mercado. Por eso, pasa muy a menudo que, si llamamos a una agencia para visitar un piso que anuncian a 250.000€ nos ofrezcan, de paso, otro más caro, y otro más, y entraremos en un bucle donde ya no controlaremos nuestro objetivo presupuestario.

 

 Encontrar una vivienda

 

Para evitar esta situación es bueno contar con un agente exclusivo del comprador porque tiene conocimiento del mercado, si hace falta puede avisarnos que ese piso que estamos buscando no existe, es un piso ideal, mezcla de muchos que hemos vistos en revistas, casas de familiares y amigos, pero no existe en esa especifica zona. Por eso, para mí es fundamental saber cuáles son las prioridades de mi cliente: la ubicación, el tamaño, el precio…

 

Con eso quiero decir que la búsqueda no es un proceso lineal: revisar los anuncios en Internet, visitar inmuebles, descartar, seguir buscando, visitar otra propuesta más de las mismas agencias, descartar, volver a visitar otro inmueble con ellos que es ideal pero no se alcanza económicamente, eso es solo una enorme frustración que agota el poco tiempo que tenemos a disposición (si quiere leer más sobre el tiempo en la búsqueda de un inmueble).

 

La búsqueda es algo más fluido, es seleccionar la oferta en el mercado, es saber dónde buscar, qué agencias pueden tener ese inmueble, es preguntar al anunciante, saber preguntar para no perder tiempo, es conocer el mercado y buscar alternativas que puedan encajar en las expectativas y en el presupuesto, es tirar de contactos hechos en anteriores búsquedas, es pasearse por la zona preguntado a los porteros y en las tiendas, es negociar con los vendedores y las entidades financiarías para saber perfectamente dónde está el límite del presupuesto.

 

La búsqueda de una vivienda

 

La búsqueda es un trabajo, un trabajo que necesita mucho esfuerzo y constancia y tiempo, tiempo que no tenemos, resiliencia, esta capacidad de seguir insistiendo cuando los resultados no llegan y que se mantiene gracias a la experiencia en una determinada actividad que, a lo mejor, en este caso, no tenemos por qué tener. Por eso existe un Personal Shopper Inmobiliario, por eso por primera cosa te ayudaré a definir muy bien tu objetivo, el inmueble que se estás buscando, y tu presupuesto, pero sobre todo insistiré en realizar un calendario (mi check list del comprador). La pregunta clave que hago siempre es: ¿Qué pasaría si encuentro tu vivienda en un mes? Es clave porque a veces los clientes no están realmente buscando, están tanteando el mercado a la espera de una ocasión, pero eso ya es otra cosa.